Un café con… Manuel Esteban Tórtola, Packaging and Pos Activation manager en CEPSA

Empack: Manuel cuéntanos un poco como es tu día a día en la empresa y que significa ser Packaging & POS Activation Manager en Cepsa

Manuel: Creo que se trata de una posición bastante interesante con dos responsabilidades que a priori no tienen nada que ver pero que en realidad están muy unidas.

Por un lado soy el responsable de la estrategia de packaging para los negocios de lubricantes y asfaltos y por otro lado lidero la estrategia de Trade Marketing en nuestros clientes de cuentas clave.

Dicho así parece que ambas funciones no están demasiado relacionadas, pero muchos de nuestros productos terminan expuestos en lineales de nuestros clientes, por lo que mi función de trade marketing me permite estar siempre en contacto con las últimas tendencias en el mundo del packaging y las exigencias de nuestros clientes y consumidores.

Desde que entré en Cepsa afronto un reto muy motivador que es llevar todo nuestro packaging al nivel más alto de sostenibilidad con las tecnologías existentes y siempre teniendo presente la importancia de la seguridad y calidad de nuestros productos. Es una tarea casi sin fin puesto que siempre hay espacio para nuevas mejoras con la innovación en las técnicas y materiales que se está produciendo en los últimos años.

Empack: Dentro de tus funciones, vemos que uno de los puntos que gestionas es la transformación de la estrategia de envasado de la empresa hacia envases más innovadores y respetuosos con el medio ambiente. ¿Podrías contarnos algún proyecto que estéis llevando a cabo en estos momentos y en qué consiste?

Manuel: Cepsa lanzó en 2022 su estrategia Positive Motion que busca principalmente avanzar en la descarbonización de nuestros clientes y conseguir las cero emisiones netas como empresa.

Se trata de una estrategia muy ambiciosa y positiva para la sociedad en general que en mi caso concreto se traduce por conseguir que los envases sean lo más sostenibles posible. Para ello estamos analizando todo nuestro repertorio de envases y buscando alternativas mucho más respetuosas con el medio ambiente. Se trata de una nueva estrategia en la que está volcada toda la empresa y en la que cuento con el apoyo de todos los departamentos con los que trabajo como Supply Chain, Procurement, Operaciones y nuestras Plantas.

Probablemente el proyecto más ambicioso y pionero en el sector de los lubricantes ha sido conseguir que todos nuestro packaging de envasado menor (20L o menos) esté producido con hasta un 70% de plástico reciclado. Y además, también hemos cambiado nuestras etiquetas que antes eran de plástico virgen a plástico 100% reciclado. Con este cambio evitaremos el uso de 350 toneladas anuales de plásticos vírgenes y reduciremos en 430 toneladas las emisiones anuales de CO2.

MANUEL ESTEBAN TÓRTOLA

Empack: ¿Le darías algún consejo práctico a las empresas del sector del packaging para que puedan reducir su huella de carbono?

Manuel: Creo sinceramente que está habiendo un cambio muy positivo en todas las industrias con respecto a la importancia de convertir los productos o los procesos en más sostenibles. Este cambio se da algunas veces porque existe una imposición legal pero también existen empresas, como Cepsa por ejemplo, que siempre intentan ir más allá del mínimo que exige la legislación.

Este nuevo contexto también está llevando a los proveedores de packaging a buscar alternativas más ecológicas a su oferta actual. Existen materiales o técnicas que empiezan a despegar pero que todavía tienen que evolucionar y “democratizarse” más. Pongo un par de ejemplos.

Creo que para fomentar la economía circular el reciclado químico es un proceso muy importante que permite reutilizar el plástico con un nivel de reciclado en el envase del 100%. No obstante, actualmente es un proceso costoso que resulta dos y tres veces más caro que el plástico que proviene del reciclado mecánico, por lo que lo convierte en poco viable. Más empresas deberían de invertir en esta tecnología para abaratar costes y hacerla más accesible.

Otro material que tiene mucho futuro es el plástico biodegradable, que es una gran solución para reducir los residuos pero que resulta tremendamente caro y además la nueva ley lo clasifica como plástico virgen lo que supone pagar un impuesto de 0,45€/kg. Aquí también veo un potencial muy importante que en esta ocasión necesitará del apoyo del poder legislativo.

Empack: Dentro de tu amplia trayectoria profesional, vemos que has trabajado en importantes empresas como Dia, Pepsico, Renault, Diageo, Grupo Osborne, Triumph… si tuvieras que recordar algún reto o logro relacionado con temas de sostenibilidad en el que hayas trabajado en alguna de estas empresas, ¿cuál sería y por qué?

Manuel: La verdad es que la preocupación por la sostenibilidad es relativamente reciente. No digo que hace años no hubiese ya políticas de sostenibilidad en las empresas, pero creo que el proceso se ha acelerado mucho en los últimos años.

Esto se debe principalmente por un lado a un cambio en la mentalidad y las exigencias de los consumidores y por otro lado a la aprobación de nuevas leyes, primero europeas y luego a nivel nacional que buscan fomentar la economía circular y la reducción de residuos.

Fue trabajando en Triumph en Suiza cuando algunos de nuestros clientes de la región de DACH (Alemania, Suiza y Austria) nos “obligaron” a cambiar nuestros envases de plástico por envases más sostenibles ante la mayor presión de los consumidores. Entonces tuvimos que replantearnos todo nuestro packaging y buscar alternativas sostenibles. Como curiosidad señalar que, al contrario, nuestros consumidores griegos no querían que cambiásemos nuestros envases de plástico porque para ellos era un elemento de distinción de la marca, lo que nos demuestra que no en todos los países estamos igual de sensibilizados con la importancia de la sostenibilidad.

Al final conseguimos reemplazar el plástico por cartón con certificación FSC con una gran aceptación por parte de nuestros consumidores.

Empack: Finalmente, si tuvieras que darle un consejo al Manuel de hace 5 años, teniendo en cuenta los cambios imprevisibles a los que nos hemos enfrentado en estos últimos años, ¿Cuál sería?

Manuel: La verdad es que yo entré en el mundo del packaging por casualidad. Trabajando en Trade Marketing en empresas de FMCG siempre había hecho packaging promocional pero no fue hasta que trabajé en el mundo de la moda, donde hay que crear packaging para las nuevas colecciones cada 6 meses, cuando realmente empecé a liderar estrategias de packaging.

Trabajar en Suiza 4 años, tan cerca del mercado alemán que es muy exigente con todo lo relacionado a la sostenibilidad, me ha ayudado mucho a tener una actitud activa de estar siempre escrutando el mercado en busca de nuevos materiales y técnicas. Creo que con todos los cambios legislativos que se están produciendo y las exigencias de los consumidores es muy necesaria tener esa actitud crítica sobre cómo se hacen las cosas ahora y como se pueden mejorar de cara al futuro.

Es importante también tener el valor de probar cosas nuevas que, aunque no se obtenga un resultado positivo inmediato, al menos suponen un aprendizaje para el futuro. No ese trata de perseguir el cambio por el cambio, sino de buscar adaptarnos a un contexto siempre nuevo y cambiante.

Share this article

Suscríbete a nuestra newsletter

Nace el ‘Basque Industrial Hub for Circularity’, ‘hub’ de innovación para descarbonizar la industria vasca

Las empresas CalcinorSidenor, SBS Process, LointekPetronor Innovación, Smurfit KappaNortegas, y el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, junto al Cluster de Energía y el centro de investigación y desarrollo tecnológico Tecnalia, se han unido para crear el primer polo empresarial y tecnológico de Euskadi orientado a la descarbonización de la industria.

Read More »
Ir arriba